El Espacio Reflexivo de Solitario

Llévame A Volar A La Luna

Extraño llévame a volar a la luna
Llévame a volar al espacio
Llévame a las estrellas
Volemos juntos tomados de la mano, llévame de tu mano
Llévame junto a tu mano a volar a la luna

Extraño llévame a volar a la luna
Llévame a otros mundos
Llévame a ver las estrellas
Llévame junto a ti, sólo eso pretendo

Extraño, sé que en otros mundos
En otras dimensiones, eres real
En otros planos, puedo amarte

En otras dimensiones, sé que puedes sentir mi corazón
En otros mundos, nuestro amor es realidad
En otras realidades, sé que lo nuestros es real…

Llévame entonces extraño
Volemos juntos a la luna tomados de la mano

Llévame a volar a las estrellas
Llévame a volar al espacio
Llévame extraño
Llévame, llévame…


My Darling, My Little Darling

My Darling

Que tonto que soy por querer pretender algo contigo
si sólo me has dirigido la palabra un par de veces.

My Darling
Eres tan inocente, corriendo tras el rastro de esas amigas tuyas
que bien sabidas se tienen entre ellas.
La semana pasada me hablaste, anteayer me hablaste, y hoy me dijiste
dos palabras y me regalaste una sonrisa.

My Darling
Seré tan estúpido que sé que ya no puedo mirar un hombre a los ojos
sin reconocer que en algún momento, en algún rincón recóndito de mi
mente pueden llegarme a pasar cosas con este.
Seré tan tonto, que ya conozco mis limitaciones y a pesar de ello sigo
jugando con fuego, tratando de no quemarme, pero a veces me quemo
y no puedo evitarlo.

My Darling
Ahora sé que ya nada será igual, ahora tengo ojos, los cuales siempre tuve,
tengo boca, tengo mis manos y tengo mis palabras tan cursis con nunca antes
lo pensé.

Tengo una sonrisa tan grande y tan luminosa, que siempre cuando la saco a
relucir no hay quien no la vea, y no estoy enamorado pero estoy feliz por
ser quien soy, por gustarme lo que me gusta.

My Darling
Que científico eres que siempre marcas la excepción con tus amigas, pero
sé que la realidad es más fuerte que la voluntad propia y por ahora deberé
de conformarme con observarte de lejos y sonreírte.
Sonreírte como tonto, y ver si en algún momento te podré robar una
caricia accidental como lo hago de costumbre, y como me las
robas tú a mí de costumbre, solamente que las tuyas son accidentales
e inconscientes y para mí son sentidas y gozadas.

Oh My Darling, My Little Darling… Como te abrazaría para tenerte entre
mis brazos pero sólo yo sé que eso es imposible, rodeado por tantas
féminas sé que tales fantasías nunca se me permitirán.

Oh My Darling, My Little Darling... Por el momento y mientras dure este tiempo deberé conformarme con la álgida, eterna y hasta dolorosa espera. Porque este corazón deambulante se ha pegado un encontronazo con una pasión no correspondida.   



Los Otros

Como los odio y cuanto los odio , donde nada de lo que haga estará o estuvo alguna vez bien. Parece una contradicción deseada de ellos hacia mi, cuanto más lo intento y cuanto más me esfuerzo más erróneo, más mediocre y más insulso se vuelve mi trabajo. 

Tantas veces lo intente con toda mi vocación, con todo mi amor, con toda mi convicción, tantas veces lo seguí haciendo a pesar de que siempre estaba mal, y siempre era un motivo de exclusión y disfrute de mis errores para los otros. 

Yo siempre voy por la vía de la hormiga, siempre intentando, siguiendo las instrucciones tal cual lo diría el mentor, pero mismo así no basta, no basta porque mi trabajo siempre está mal, siempre es erróneo, siempre es un intenta pero no dejes de intentar.  

Donde siempre yo soy el agresor, donde siempre estoy yo a la defensiva y nadie ve, nadie puede ver lo cuan molesto, lo cuan fastidiado me siento yo, lo cuan angustiado me hace sentir esto, si alguna vez luche por la justicia que necesitaba y que necesitaban otros, luche por lo injusto y un precio por el cual hasta el día de hoy estoy pagando.

Los otros siempre hacen todo por la rápida, siempre a mal hacer, siempre en la desprolijidad, en el olvido, en el descuido pero siempre lo de ellos esta bien, siempre son ellos los ofendidos, los agredidos, los heridos íntegramente.

No ha de haber dolor más grande que sufrir en silencio y pegar gritos al vacío, donde nadie lo escucha, porque cada vez que lo intento mis gritos sólo despegan hacia un estratosfera infinita, tan amplia como uno se lo pueda imaginar, y tan honda y profunda como nadie lo crea. Mis gritos sólo hacen eco, pero ya nadie los escucha, nadie. Entonces ansío que llegue el día de la definición final, donde lo correcto se haga evidente y los otros queden entrampados en su propia trampa, envenenados con su propio veneno. A diario lo deseo pero el tiempo no da tregua a torcer, y no cede. El tiempo siempre va por donde le plazca, y avanza a la velocidad que le plazca. 

Avanza y arrasa con todo. Por qué no avanza para mi, por qué cada grano de arena que cae, tiene que ser contabilizado y pasado por un tamiz. Por qué me pregunto yo, por qué todo tiene que ser tan torturador e insoportable al punto de no soportarlo más. 

Cuanto más lo intento, cuanto más me esfuerzo, más erróneo y más mediocre se vuelve mi trabajo. Entonces cuanto más lo intento más abajo caigo, más abajo me voy, y bajo, y sigo bajando en un abismo que parece no tener fin. 

Los otros, por qué los otros, por qué lo que está mal está bien, y lo que está bien esta mal. Por qué, por qué, aún sigo esperando por ese tiempo de bonanza, de alegría, de libertad. De apogeo. Un tiempo que nunca más regresará si alguna vez existió. Aún sigo aquí pecando por hacer mal en el mundo de los otros...

Aún, aún, aún siguen ellos maniobrando con su ley, con su régimen, con su forma de ver el mundo. Con su destrucción, aún sigo aquí expectante a la espera de un cambio, de un cambio que nunca vendra...