domingo, 5 de agosto de 2012

Uno de varios

Una contienda de sacrificios altruistas parece esto, en todo lo que me lleva este camino. Siempre es el sacrificio de algo a costa de otra cosa para que una de las dos pueda sobrevivir, siempre así...pero nunca las dos a la vez, porque de lo contrario si coexistieran las dos a la vez sobrevendría un desequilibrio. Es una o la otra, A o B pero nunca pueden ser las dos o A y B juntas. ¿Por qué tienen que ser así las cosas?, si serán preguntas que me las hago y no le encuentro respuesta así como a esta, a muchas más...

Recuerdo cuando estudiaba idiomas (inglés), terminaba tres materias del secundario, acudía al profesor de matemáticas para reforzar conocimientos y cuando en ese mismo año me hicieron la cirugía dental (2011), es verdad que el 2011 no fue mi mejor año pero sobre lo que meditaba no era sobre lo no agradable sino que meditaba sobre las cosas que tenía y que se cortaron en seco con la venida del 2012.

Una contienda de sacrificios altruistas porque siempre a cambio del fin de un objetivo necesario para que el otro siga existiendo, es muy difícil que coexistan los dos objetivos simultáneamente al menos a esa conclusión estoy llegando ahora...en 2011 estudié mi curso de fotografía, recuerdo que inspirado por la fuerza de mis mentores hice muchos trabajos gráficos perfeccione mi puntería con la cámara fotográfica y tome cuantas fotos pude llevado por mi inspiración pero nunca las edite sino que todos esos archivos quedaron guardados en mi biblioteca digital, empolvándose virtualmente...por una elección de ser fotógrafo amateur o estudiar para terminar con esas malditas materias pues hice la segunda, me libre de casi todas aunque de una no pude librarme...es un hecho que la estoy terminando ahora.

Un día de diciembre ya en verano le prometí a mi profesora de inglés, que después del receso de turismo (marzo) volveríamos a comenzar para finalizar la preparación del tan ansiado examen internacional "First Certificate in English"...paso el tiempo y ya estábamos en febrero de 2012, mil preocupaciones en mi cabeza y una presión casi como si se tratase de un "tiempo final", en donde tenía porque tenía que matricularme en la universidad, que por un momento todo se desdibujaba como un tren que se iba y yo no lo pudiera agarrar "perdía el tren". Sabía que cuando entrará a la universidad mi futuro con los idiomas iba a quedar en la nada y así fue, mi promesa hecha en un pasado a mi profesora de inglés tan perseverante quedo en el polvo y con eso vino un cuestionamiento más: ¿habrán servido de algo los pocos años que me forme educativamente?

Ya en marzo de 2012, a las tres semanas de haber comenzado la universidad de arquitectura percibí casi por conexión astral o intuición pura que la arquitectura no era lo mío, lo mío eran las ciencias sociales abandone entonces dicha carrera universitaria pues no estaba dispuesto a seguir testeando por las casualidades que repentinamente mis gustos cambiaran de rumbo y empezará a amar las "cosas arquitectónicas" -eso no iba a suceder y era un facto que había que aceptarlo. Así que renuncié a la universidad y quede en banda, sin rumbo, sin dirección y mal visto por el preconcepto mayoritario de lo que le tiene que suceder a un universitario tipo, pronto en abril me cayó un examen de una materia pendiente con la cual me había inscrito a la universidad y pues ya lo rendí y lo perdí y ahí vino todo una contienda de retazos , cosas inconclusas no terminadas donde lo único que podía hacer era jugarme el todo o nada para solucionarme ese espacio de mi realidad académica. 

Y al día de hoy agosto de 2012, ¿qué tengo? Pues nada, esa la verdad no en la comparación de lo que perdí en este viaje temporal, todo fue como pasar por un túnel del tiempo, todo se me ha perdido en el camino hasta el presente. Haciendo sólo una materia, tres veces a la semana me encuentro en un limbo del ocio, tanto ocio que se torna repugnante ya el ocio, además de que es un ocio justamente mal hecho a mi modo de entender, sin aviso y a la fuerza.

¿Y qué he hecho en este último tiempo?, pues desempolve mis archivos gráficos y me puse a editarlos, cuántas fotos tenía guardadas y sin editar, fotos que iban a ir para futuros vólumes fotográficos que nunca se realizaron y que ahora puedo pensar y planear en realizarlos. Me he vuelto adicto a la música electrónica de géneros bajos (downtempo), así que paso semanas descargando albunes y albunes y tengo mucha música en mi teléfono móvil ahora. Como cambiaron las cosas, cuántas maneras distintas y diversas hay de vivir un calvario. Pero mi placer con la tecnología digital es sólo algo momentáneo y fugaz, no es una obsesión que pueda llevarme a mucho, por alguna razón cada vez siento más repugnancia por los aparatos digitales, tanta digitalización y donde esta el componente humano, parece que un problema no soluciona el otro.

¿Podría ser peor? Sin idiomas, sin dentista, sin universidad, sin pareja, en la distancia con mis amigas y sólo...cuando me consolare de este bajón anímico, que otra sorpresa aguarda por llegar...

Ayer le mande un mensaje a un amigo para saber como se encontraba luego de un tiempo largo y pues ya me contó que se llevo dos materias a examen en la universidad, que las va a tener que rendir en su receso de agosto, me dijo que estaba trabajando en una empresa de calefactores haciendo mil cosas a la vez y pues que la "venía remando" (perseverando en sus objetivos). Manejando su independencia y pues nada eso era todo, pues yo le felicite por estar llevando las cosas de manera paulatina y progresiva, por estar manejando su independencia con responsabilidad y prudencia, y pues le di ánimos para que no se desalentará con esos dos exámenes, que le tenía fe y que él se tuviera fe a sí mismo. Al poco rato de haber terminado la comunicación vía mensaje instantáneo con mi amigo repentinamente me entro una angustia tan precipitada, que no tenía forma ni palabras para sublimarla sólo la música podía entenderme en aquel momento.

Me sentí tan desprovisto viendo desde la perspectiva del observador como la vida de mis amigos/as había avanzado y la mía estaba tan detenida como si nada. Como cada uno de mis objetivos se enlentecía, con largas pausas, sólo planes y planes y nada concretado. La rapidez no será una de mis destrezas indicará esto, muchos de los planes que tenía los había pensado para un año y se me extendieron a mucho más, pero más complicadas son las cosas cuando todo lo que empiezas no lo puedes terminar...


Hasta que pueda conseguir un empleo, y hasta que me llamen de alguno de los tantos lugares en los que presente CV, el tedio parece prolongarse, un tedio con aire de limbo, un limbo ocioso...nada más que eso.