martes, 10 de julio de 2012

Retazos

Hace 5 meses comencé una larga travesía en la cual nunca imagine que terminaría en lo que menos pensaba por aquel entonces.

Hace 5 meses estaba en el secundario rindiendo un examen de matemática que sería mi entrada final para acceder definitivamente a la universidad, lleno de expectativa y gozo por aquel entonces febrero de 2012, el fallo fue reprobado, perdí el examen pero no era sólo un examen como se me dijo muchas veces y me dijeron muchas veces mis padres, delante de esto vendría una secesión de eventos que desencadenarían más cosas que me llevarían hasta el día de hoy contando esto.

A pesar de haber reprobado el examen en febrero de 2012, se me concedió el pase de acceso a la universidad, pero simplemente de forma condicional. Fui universitario condicional durante un tiempo y mi estadía en el nivel terciario estaba condicionada. Aunque el tiempo fue corto, por un tiempo pude gozar de esa libertad y locura que siente el universitario en el primer año, el cambio, la adaptación y todo eso nuevo que se experimenta, aunque el proceso se trunco, no me arrepiento de lo que tengo hoy, y por lo que estoy luchando hoy.

Cuando accedí al escalafón universitario para mi fue como abrir las puertas del coliseo, fue encontrar, descubrir un mundo el cual yo ni sabía que existía y además que adentro de ese gran mundo había simultáneamente mundos paralelos conviviendo. Todo un hallazgo, la gente, la bienvenida generacional, los manuales, los mapas para no perderse, que travesía, ya era todo un pequeño turista dentro del mundo de las logias. Quede inscrito a la Universidad de Arquitectura y simultáneamente a la Universidad de Ciencias Sociales. Seguramente una pregunta será, ¿por qué dos y no una sola?, pues bien no una sola porque pienso que de alguna manera tenía el presentimiento que mi estadía en aquel mundo iba a ser limitada y entonces lo único que podía hacer era disfrutar el tiempo al máximo, por eso las dos, por eso ambas y al mismo tiempo.



Bueno, estar inscrito ya lo estaba el hecho era saber cuándo comenzaba cada una con sus cursos y cómo iba a hacer yo para compaginar mis horarios para que no me coincidieran materias y para que aún así me quedará tiempo para descansar y tener vida, la primer semana saltando entre universidad y universidad, corriendo la ciudad de norte a sur, llego el viernes y termine cansado, apunto de convertirme en presencial estelar pero no terminaba ahí. Recuerdo que mis horarios habían quedado tan descompaginados, que llegaba a tener clase incluso los sábados en una de las universidades pues siempre me apuntaba a los últimos horarios, era mucho el gentío y el desbande era demasiado grande...por un momento pase por la sensación esa de limbo y de "es mi vida, hago lo que quiero" , hago lo que quiero...en mi vida universitaria claro, esa falsa independencia engañosa le hace creer a uno por un momento, que bueno -hoy tengo ganas me quedo, hoy no tengo ganas no me quedo, hoy no quiero ir no voy, voy a la clase que quiero y me manejo a mi manera- pero también me paso el caso inverso pasar de la rebeldía a una sumisa e inocente vulnerabilidad   o también me sucedía de tener de forma nata esa voluntad y ese deseo de no faltar y asistir mismo a las clases -una asistencia curricular prácticamente sin faltas- es increíble como casi de forma innata estuviera en mí eso de asistir, a pesar del no querer pero saber que es una responsabilidad que tenía como estudiante universitario...

Pasaba el tiempo rápidamente, y se acercaba la fecha límite de mi inscripción condicional a la universidad, paralelo a esto yo comenzaba a preparar mi examen de matemática analítica para rendirlo en abril, puedo asegurar con certeza que ese fue uno de los desgastes más grandes que hice estudiando matemática, desgaste intelectual y desgaste de voluntad. Llego la semana del turismo y no salí a pasear ni siquiera por un día, sólo un rato a conversar con mis amigas y con minutos contados todavía y regresaba para encerrarme a estudiar. Y estudié mucha teoría y practiqué muchos ejercicios, hasta que finalmente llego el día del examen. Fueron sólo cuestión de minutos para que me dieran el fallo, y fue un reprobado, hoy no recuerdo el número pero no era un número lindo...eso me dejo en el aire, con una extraña sensación de vacío en el estomago y las piernas que me temblaban, ¿Qué iba a hacer?, ¿Y ahora qué?, ¿Qué haré de mi vida?, ¿Cómo se lo transmito a los adultos?, ¿Cómo me paro frente a esto?... Por un momento se me suspendió todo en el espacio, mi cerebro estaba fuera de mi mente, mi primera reacción fue descolocarme, hablarlo con mi terapeuta, y después explotar...



Regresé al instituto secundario, golpié la ventanilla de la adscripción y solicite que se me volviera a reinscribir para volver a cursar dicha matemática y poder terminar de una forma correcta, se me grito, se me ofendió desde la adscripción y casi se me corrió como si fuera un mero intruso del centro educativo. Todo esto genero un litigio entre el instituto y mi integridad como estudiante, mis derechos vulnerados y la falta de respeto hacia mi. Como decía, a todo esto termine en la Oficina Central del Consejo de Educación Secundaria con carta en mano dirigida al director superior de Educación Secundaria, un mes se sucedió de todo esto, la espera fue muy larga y angustiante...por un momento creí que harían caso omiso a mi carta y la tirarían en el basurero picapapel, pero no fue así, sobre la cuarta semana de abril me telefoneo la inspectora de enseñanza general de secundaria para notificarme que mi situación fue seriamente tomada en cuenta y que se me daba la autorización y la habilitación para solicitar el pase al instituto secundario que yo quisiese y que podía reinscribirme de inmediato, eso fue justicia, créanmelo fue justicia.

Dicho así ni lo pensé dos veces, solicite el pase en el instituto secundario donde curse durante 2011 y casi se arma una trifulca, entre la directora que estaba casi que digámosle poseida a su edificio y yo que quería irme a toda costa... me despidieron el pase de intercambio casi a velocidad torpedo...sin mencionar los malos modos eso sí que dejo mucho que desear, de inmediato acudí a la oficina reguladora de pases de intercambio y allí pase el medio día entero con una funcionaría pública buscando otros institutos secundarios posibles que pudieran aceptarme ya en abril, entre todo eso recordé que yo 5to del secundario lo hice en el instituto Juan Zorrilla de San Martín, y a pesar de que yo en 2011 me fui de allí mismo casi que poco más que en trifulca con el director y la subdirectora, no pensé en otra alternativa...seguramente regresaría con el cariz bajo y con algo de vergüenza por ser un estudiante tan imperioso. Esperando que no me quemaran en la hoguera vivo y que no se hubieran guardado rencores contra mí, allá me aventure. Aparecí en la entrada, la portera ya conocía mi cara así que la salude y corrí de inmediato a la oficina de inscripciones, era una sombra...sigiloso y en puntas de pie, cuando llegue para inscribirme con todo el papeleo del consejo de educación secundaria, la reacción más común era ¿cómo que te vas a inscribir para cursar una sola materia?, ¿una sola materia?, ¿sólo por una materia renunciaste al mundo universitario? y respuestas como "ahh yo hubiera seguido dando exámenes el resto de mi vida antes que salir del mundo universitario y estar con pendejos" o otras por ejemplo como "¡¿para qué estudiastes artes y arquitectura si te distes cuenta que lo tuyo no era por el lado de lo científico-racional!?", y yo a todo eso, y bueno la vocación, la carrera y el futuro son míos, necesitaba probar para saber ahora que lo sé, sé que lo mío tiene un encare mayor por el lado de las ciencias sociales y humanas, una respuesta tan simple como esa. Pues que rostro tendré yo, y cuán caprichoso seré...que respondo y todavía con orgullo, aunque también tenía eso de miedo, por ser uno de los pocos en mi situación.

No recuerdo si ya lo explique o tal vez no, pero como mencione en un párrafo anterior mi situación fue tomada en cuenta y propicio que las autoridades directivas de secundaria extendieran el período de inscripciones, algo como: para los que pierdan exámenes en abril tienen la posibilidad todavía de volver a matricularse para comenzar los cursos, es decir que ya no todo queda limitado necesariamente a marzo. Bueno eso fue un cambio, y para mi fue un alivio.


Y así es como al día de hoy me encuentro, cursando esta matemática analítica en la cual me va muy bien, y estoy tan feliz, ir al secundario ya no es una pesadilla, y los ánimos de estudiar vuelven a mi también este tiempo me ha servido para reflexionar y crecer internamente, madurar mi pensamiento y mi perspectiva. Aunque mucho me critiquen el hecho de haber regresado para atrás, de cómo pude hacerlo, si estaba arriba y baje de nuevo, cómo, cómo..., para muchos es inaudito para mi no lo es. Esta historia sólo podía terminar si yo le ponía un fin, pero un fin con un volteo de página no terminar una historia arrastrando pedazos de cosas obsoletas. Restaurando este capítulo de mi vida para terminar de una vez por todas de arrastrar esos retazos, que nada más son retazos, pedazos de historias y finales inconclusos.

Concluir tiene que ser una acción de fuerza y mucha voluntad, que no niego que antes no la hubiera, pero reconozco que a las corridas nada es posible de ser terminado. Por eso no me arrepiento de lo que vivo al día de hoy, y con mucho esfuerzo y voluntad acudo tres veces a la semana al secundario, 6 hrs. diarias para hacer ejercicios y aprender teoría matemática.

Feliz y con expectativa, ya que obtuve nota de aprobación en la prueba de medio año, que mide los conocimientos de la mitad del curso, veo la meta y el horizonte no esta lejos, tendremos un egreso seguro y sin golpees calculo este 2012. Un egreso matemáticamente calculado podría ser...

2 comentarios:

Pancho dijo...

Que bien!! Siempre he dicho q para iniciar algo lo q sea hay q acabar todo lo pendiente o será algo q tendríamos q arrastrar , me alegro saberte y leerte te mando afectuosos saludos

Roberto T dijo...

Hola, Príncipe. Qué bueno encontrarme otra vez con tus letras y disfrutar de lo bien que escribes. Me alegro muchísimo que te estés tomando todo con esa actitud tan positiva, tan optimista, aunque te ha tocado pasar por un auténtico calvario. Bueno, ya poco te puedo decir cuando te veo con la mente tan ordenada, con esa alegría y ese ansia de superación. Eso te abrirá muchos caminos. Y ya sabes que te deseo todo lo mejor y te mando toda la energía positiva que pueda. Besos y un fuerte abrazo.

Publicar un comentario