viernes, 26 de julio de 2013

Pasajes Permanentes

Estoy harto. Estoy harto de mi vida, así es como empieza está entrada. Harto de intentar, intentar, intentar, realizar varias intentos y no lograr nada. Sólo intentos pasajeros, o momentos de "felicidad", estadios pasajeros de bienestar pero nada más que eso.



Primero fue el tema de bueno "debo reconocer mi homosexualidad", genial punto logrado, ya lo he hecho, pase por todos los problemas, por todas las trabas, por todos los líos y aún así sigo en la inconformidad. Qué no se suponía que después de la etapa del "reconocer mi homosexualidad" vendrían las super amigas, los amigos para el baile, los novios del baile y todas esas mierdas...pues no, lo único que me conseguí fue un montón de psicoterapias y más, con psicóloga, sexóloga, muy explayante el diván pero solucionarme..., solamente me soluciono el 1% fue como tener una clase teórica.

Después fue el problema de claro "eres muy autoexigente tienes que permitirte más" genial, entonces comencé a permitirme más y así se fueron dando las cosas, yo a mis permisiones, que no se si debían ser permisiones al punto de destruir mi vida o permisiones al punto de dejarme disfrutar más las cosas. Comencé a generar los espacios, a buscar los lugares para generar el cambio, permitirme las actividades que me gustarán a mi, a hacer más lo que me gustará a mi y menos lo que fuera sobre la regla, más lo que me hiciera feliz y alejarme de lo que me hiciera infeliz. Perfecto, fui a un festival de cine universitario LGBT, fui a mirar un par de películas, baje mis niveles de autoexigencia, me permití ser un poco más "relajado" para no enloquecer con la facultad. Fui a un boliche gay lo cuál represento una liberalización muy importante para mí, me apreté a un hombre y conocí a un chico de 22 años que esa noche estaba sólo. Aparentemente siempre iba con amigos pero esa noche había decidido ir sólo.



Nos conocimos allí, luego nos pasamos los facebook's, comenzamos a chatear, hablar sobre nuestra vida, Alan se llama el chico, al fin de semana siguiente salimos a otro boliche gay pero de temática mucho más masculina, el primer boliche era heterofriendly. Esa noche hubo solamente dos incovenientes pero fueron hechos puntuales simplemente en los que no entraré en detalles ahora en este momento.

Al fin de semana siguiente, volvimos a salir al mismo boliche donde nos conocimos con Alan, era miércoles de noche porque el jueves de mañana era 18 de julio(feriado en Uruguay), y esa noche salimos yo y él, hago está aclaración porque cuando fuimos al segundo boliche gay eramos tres: Alan, su ex novio y yo.
El hecho es que esa noche baile mucho en la pista de baile, me divertí mucho; baile fregadito con un chico pero no dio para más aunque me hubiera gustado que si hubiera dado para más. A Alan lo encararon en el medio de la noche y un chico le hizo frente, pidiéndole arreglo el hecho es que él lo rechazo cosa que yo no hubiera hecho. A todos nos gusta que nos pidan arreglo, que nos hagan sentir deseados, que nos hagan sentir atractivos.

A las 05:00 de la madrugada, a mí me dolía la cabeza ya del ruido y la música en alto volumen, yo estaba cansado, y estaba aguado...sí aguado, a las 05:00 de la madrugada por lo menos en el sector donde estaba yo todos estaban apretándose entre sí, chicos con chicos, chicas con chicas y yo estaba sólo, y nadie me prestaba atención a mí, ni si quiera para cortejarme, que feo me sentí, me sentí como un bicho raro, "fuera de foco". Nos habíamos separado con Alan a esa hora de la madrugada, pero nos volvimos a encontrar a las 06:00 de la madrugada en otro sector del baile, cuando nos reencontramos yo tomé la iniciativa de irnos de allí porque no lo soportaba más, estaba harto.

La noche anterior a ir al baile, es decir, durante la previa, para no tomar frío por el invierno en la calle, le dije a Alan que viniera a casa y que de mi casa nos tomábamos un taxi y nos íbamos al baile. Alan vino a casa por una hora, haciendo tiempo antes de irnos al baile, y cuando vio mi casa fue como que se asusto, algo le cambió, vio mi cuarto y algo le cambio. Y a partir de ese episodio nada volvió a ser lo mismo y lo resumo así porque no encuentro otra palabra para resumirlo, nuestra relación amistad-abierta-no definida se licuo y no sé que paso, todo se termino.

Al otro día, ya no volvimos a coincidir más en los horarios para chatear por el facebook, yo no sé si él se conecta a destiempo para no encontrarse conmigo o que mierda fue lo que sucedió pero ya no nos encontramos más. Tengo una desdicha yo, nunca puedo establecer nada, siempre cuando establezco algo aparece algo que me hace perderlo por una o por otra razón. Quisiera huir a otro país, a otro continente, a otra ciudad donde nadie me conociera, donde pudiera iniciar todo desde cero otra vez...porque ya no soporto más los fracasos amorosos y afectivos de mi vida, me tienen cansado.
Anhelo tanto con emigrar a otra tierra lejana, donde poder empezar de nuevo, y lo único que puedo hacer es soñarlo porque estoy encerrado en mi vida infernal, llena de logros fraudulentos. Terapia, terapia y que obtengo...bazofia nada más.

Dónde están las super amigas del chico gay, y el liaje de parejas del chico gay, y todo el escenario de aprobación y toda esa porquería que siempre le muestran a uno por la televisión, que parece ser esa la línea del "gay perfecto" cuando se descubre a sí mismo como gay. Dónde está esa maldita mierda porque mi vida parece estar mucho más llena de dramatismo y tristezas, dónde, dónde, por eso viene mi hartazgo, hartazgo de la vida...hartazgo de todo y con todo.



jueves, 31 de enero de 2013

Balance 2012

El 2012 fue año de muchas conclusiones increíblemente, muchos de los planes que tenía inconclusos de hacía mucho tiempo y venía arrastrando pude finalmente concluirlos. Finalizarlos, eso para mi fue un mérito y una felicidad muy grande, también el 2012 en sus últimos meses fue un año de muchas "revelaciones", muchas cosas se volvieron más claras para mí, cosas que pronto las tenía nebulosas o no tan claras, hechos puntuales dieron seguridad a mi pensamiento, a mi futuro...

Por supuesto que no haré un diario de 700 páginas aquí porque no me da el tiempo ni la gana, haré un balance así que lo resumiré.

El plano académico:


El 2012 significo la culminación definitiva de mi materia pendiente, si esa materia que venia arrastrando desde el 2010, esa matemática analítica después de haberla perdido tantas veces, haberla dado tantas veces en examen y perderla, recursarla y recursarla...dicen que la tercera es la vencida y así lo parece...pues fue en el tercer intento cuando salve la materia y lo hice con méritos encima de todo. Fue una gran satisfacción.
Saber que tenía el secundario culminado era una felicidad para mi, una verdadera felicidad, creo que ya no había marcha atrás para mi, el bus de partida a la universidad me esperaba y está vez era real, certero e irrefutable.


¿Cuál sería la universidad entonces?

Y bueno de acuerdo a mis intereses e ideales, algo que tenía seguro está vez sin necesidad de acudir a guías de orientación vocacional o guías estudiantiles universitarias era que "yo quiero que mi universidad sea la de CIENCIAS SOCIALES" para luego especificarme en sociología. Eso es lo que quiero. Y aunque todo el mundo me diga que soy un hippie por vivir en las nubes y no elegir ser un desquiciado matemático pues allá ellos seré un hippie que estudie a la sociedad, me gusta ayudar a las personas, me gusta deducir los problemas de una sociedad y buscar soluciones.


El plano personal-afectivo:


Y bueno probablemente aquí sea el plano de mayor crecimiento y evolución, muchas cosas se sucedieron durante el 2012, desde mi emancipación, mi primera relación sexual con un chico, el discernimiento de encontrarme de quienes son mis verdaderos amigos y quienes son los falsos y bueno una serie más de cosillas anexas... que las pasaré a explicar a continuación.

La emancipación implico poner fin al ocultismo, y a los tapujos respecto a la realidad de mi orientación sexual, a mi sexualidad, es decir dejar a un lado eso de "no lo digas porque" o "se discreto porque" o "si, se te entiende pero nadie tiene que saberlo quédate en silencio, en silencio" ...sinceramente mande todo al cuerno y ahí fue donde personas que consideraba de apreció comenzaron a transformarse en rocas, en piedras. En la negación de ver que mi pensamiento no iba hacia ocultarme, o sea no soy hipócrita con mis pensamientos y con mis sentimientos tampoco, actuó de la forma como pienso y siento. Soy lineal en ese sentido.

El hecho de tener que aceptar que esa persona que conociste durante mucho tiempo es homosexual, homosexual de todas formas con todo lo que ya me compone no es que mi orientación sexual desfigurara a mi ser... despertó muchas rabietas en personas que yo consideraba de aprecio, consideraba de apreció pero que hoy ya son como simples desconocidos, desconocidos porque fueron principalmente conocidos varones. Es increíble como se produce la negación de no querer aceptar a la otra persona tal como es, y antes en un momento esas mismas personas son las que te dicen que te quieren, que hipocresía, tremenda hipocresía. Luego viene la etapa de la desesperación cuando ya no hay más escapismos a aceptar que la homosexualidad es algo real, viene otro tipo de extorsión: la psicológica y la afectiva...y ahí probablemente fue donde se abrió el campo de batalla más duro de todos.

Ahí fue una lucha campo a campo pues yo no iba a ceder por nada del mundo, tenía argumentos lógicos  razonables, hasta científicos y los míos propios...más rígidas se ponían las cosas. Cuando comenzaron a aparecer las teorías estúpidas esas de que la heterosexualidad es algo "predeterminado", que yo no iba a poder amar porque no me iba a poder complementar con otro chico sino porque mi cuerpo se complementaba únicamente con el de una mujer, más ganas de vomitar me venían con esas teorías tan estúpidas  machistas, falocentristas y retrogradas.
Que era yo entonces un artilugio que los demás podían usar como les diera la gana, o mejor dicho yo era un falo inseminador que para lo único que servía era para embarazar mujeres, pues que me disculpen los retrógrados yo no seré y no soy falo inseminador de nadie.

Tanto les rechinaba la palabra "Gay", la palabra "Homosexual" ...hasta la definición: una persona que se siente física, emocionalmente y afectivamente atraída por los pares de su mismo sexo...tanto era el rechinamiento de esa definición sumado a la palabrita en la cabecita de los varones que en ese momento conformaron parte de mi entorno...que su desesperación fue tan grande que cuando vieron que mis argumentos no caían con nada. No al silencio, no a la extorsión, se decidieron entonces por utilizar la última táctica, la agresión verbal y en esa instancia ya lanzaban mierda contra mi...y así es como debo decirlo, aunque suene horrible. Mierda contra mi... ya ahí recuerdo un par de veces que me habían dicho de todo, me llamaron de "torcido", "corrupto", "corrompido", me trataron de "dañado", como si fuera una persona con un daño muy profundo e irreparable porque ya era tarde para arreglarme...y lo último cuando ya se habían hartado de mi, hartado mi, hartado de mis mariconeadas con todo, hartado de que se los dijera tantas veces lo que yo era y que no iba a cambiar por más que me pusieran dentro de una jaula...fue la expulsión. Me expulsaron de sus vidas, así como se lee, así como se entiende, me mandaron al demonio...que me fuera al cuerno y que no querían saber más nada con mis ganas de ligar machos, y con mis ganas de ser marica...y en el sentido inverso yo también mande todo al maldito infierno, mejor dicho, los mande a la mierda... era yo en el otro extremo que estaba harto de ser aplastado y siempre apaciguado y acallado por una hipocresía sucia y barata, así que entonces en ese momento las relaciones con todo se desgarraron y cada uno se fue por su lado.

Yo NO iba a permanecer al lado de personas que me negasen y no me aceptarán como era yo, y ellos NO querían contemplar con sus ojos realidades en las cuales no creían...bien ese fue el punto final a la situación se termino todo allí.

Pronto llego mi primera relación sexual con un chico, y me vi enfrentado al aspecto de la genitalidad eso que deseaba pero que a la vez me dejaba un poco temeroso, debo confesar que no fue todo lo maravilloso que yo pensaba pero me dejo el aprendizaje para saber qué es lo que me gusta y cómo me gusta. Y ya para futuras relaciones saber como me gusta que me traten los chicos y de la manera que me gustan que me toquen los chicos ese es el aprendizaje más bueno que rescato. Saber con claridad que es lo que no quiero. Y si saber como me gusta que me den cariño y caricias.

Y así cerramos el año contando este fragmento de la entrada que algo más que ocurrió como culminación de este año fue encontrarme después de todos los hechos de emancipación y revelación, fue encontrarme con quienes son mis verdaderos amigos y quienes son los falsos. Ahí es donde se ven muchas cosas, y donde mucho que no se veía comienza a verse. Que me termine teniendo más amigas que amigos, y eso supongo que se explica pero también creo que vendrán nuevas siembras y con estas nuevas cosechas.
Sacar los tapujos por completo, y hablar de sexualidad con fluidez total con mis amigas me acerco mucho más a ellas, de hecho descubrí que tengo muchas más similitudes y coincidencias respecto a ellas en lo referente a miedos y formas de entender el afecto y hasta para el entendimiento del amor, así como lo leen algo tan complejo como eso, el amor.

Pero debo de admitir que a veces me cohíbe un poco ser la única figura masculina de referencia que tienen, y encima que lo que les puedo enviar yo desde mi perspectiva sea totalmente gay, pero bueno no lo sé, parece que así les conforma a ellas. No es un factor que les afecte en lo absoluto, sigo siendo su referente. Y yo que creía que iban a juzgarme con dedo gordo, me equivoque...esas si que son las verdaderas amigas.

Bueno mis padres ya saben que soy homosexual, y les sorprendió como bomba atómica, la verdad quería que fuera algo hablado, aclarado, conversado, dialogado y meditado pero ni si quiera se presto el tiempo, en un determinado momento se juntaron tantas cosas, que exploto, así "la verdad es que soy gay" y esas fueron mis palabras delante de mi madre y mi tía, ante tanta homofobia y ocultismo, una bomba que les chocase de frente con la realidad no sabía como les iba a hacer reaccionar. Algunas reacciones fueron pensar que era un inmundo por gustarme los chicos, que lo único que pretendía era dar y que me dieran, otras reacciones fueron que bueno si era gay era un problema mío que me las cuidara, y me cuidara mi traste...y una de las últimas opiniones fue que eso no era posible que cómo iba a ser gay...ahora me iba a volver prostituto.

Bueno a todo esto, la realidad era que yo podía aclarar las cosas y desmitificar muchos de los mitos que se habían gestado en la cabeza de estás mujeres y otras cosas no corrían ya por mi cuenta corrían por el hecho de que ellas aceptarán de que eso es una realidad que existe y que sería totalmente imaginario pensar que todos somos moldes perfectos de orientación heterosexual.



"Inmundo por gustarme los chicos"...pues no lo creo, el amor entre los varones existe, y la verdad que no considero que mis sentimientos sean anómalos ni enfermizos, que por el preconcepto de muchas otras personas fundamentalistas y retrogradas, se condene a que el amor es obligatoriamente una relación sólo entre hombre y mujer pues que se vayan al diablo con su pensamiento retrogrado. Retorcidos en ese atraso de mil años y más, y ahí era un tema de aceptación. El afecto, el cariño y amor entre varones existe tal vez ahora que yo se los manifieste así pueda resultarles como algo nuevo pero con el tiempo aspiro a que sea algo asimilado, aceptado y tolerado.

"Que lo único que yo pretendía era dar y que me dieran"...bueno eso es un concepto bastante rechanzante hacia los hombres tanto por parte de mi madre como de tía pero en ese momento específico, se apuntalo como el desprecio más que nada transfigurado a un machismo oculto. Digámosle que ellas ven que todos los hombres piensan con la entrepierna y son machistas y por lo tanto yo me iba a convertir en una de esas bestias...allí me tuve que detener a explicar que no todos los hombres somos iguales, yo no soy machista, y de momento, y tengo la seguridad que mis pensamientos jamás serán guiados por mi entrepierna, así que ese mito que tenían en su cabeza, tenía que desmitificarselo porque lo cierto es que no todos los hombres somos como "la mugre". Las buenas personas existen, se trata de no dejarse guiar por falsas apariencias y preconceptos.

"Que me iba a volver prostituto"...pues menuda suerte(sarcasmo), ay que ya ni quería ser prostituto, ¿para qué?, ser cóctel atómico de bacterias y enfermedades...no, no es mi estilo. Envidió sanamente el hecho de que los fáciles tienen un pretendiente cada 50 metros, pero creo que ese no es mi estilo...la verdad mis pretendientes aparecen una vez cada tantos años...la verdad soy una persona bastante difícil para conseguir pareja y encima que ya me rotulen como prostituto. Que honor!!! Pase de monja a ser prostituto!!!


El plano de las aspiraciones y la superación personal:


El Matrimonio Igualitario

En diciembre se voto el proyecto del Matrimonio Igualitario, este es el proyecto de ley que permite que las parejas homosexuales puedan contraer matrimonio, coloca las cosas en un plano de horizontalidad garantizando así la igualdad entre las parejas heterosexuales y las homosexuales. Genera igualdad de derechos. Y en diciembre se voto por una mayoría para que este proyecto fuera ley, pero a un falta legislarlo  es decir darle el marco formal y reglamentarlo por escrito...como a todas las leyes, se tenía pensado que todo esto sucediera en diciembre. Pero por una cuestión de restarle importancia, enlentecer el proyecto, generar ansiedad de manera deliberada se corrió la fecha de legislación del proyecto para abril de 2013.

Una decepción que tomo por sorpresa a todos, no pensé que por capricho del parlamento secundarán un proyecto de tanta importancia. Pero mismo así eso no apago los ánimos de las mayorías populares, que ya están preparando todo para abril de 2013.



La lucha contra la Discriminación:

En diciembre se sucedió un acto racista contra una joven afrodescendiente, a la salida de una baile nocturno un grupo de chicas le propinaron una golpiza, y pues el hecho es que la chica estuvo en coma, y en emergencia. Este hecho puntual hizo efervecer la indignación de muchos, en una sociedad muy sensibilizada por temas de violencia de género, inseguridad, homofobia, racismo y todas las otras formas de discriminación, lo sucedido a esta chica fue como golpear en el talón de áquiles a muchos. Días posteriores a este hecho tan agresivo, la gente salió a marchar a las calles reclamando justicia y gritando BASTA!, mediante gritos, carteles, pancartas y proclamas. Evidentemente una situación había reventado, situación en la que al parecer todos como sociedad nos sentíamos sensibilizados y dañada la susceptibilidad.


Buena está fue mi primer marcha ciudadana, nunca en mi vida había marchado por indignación. Y la verdad fue una experiencia muy particular, al menos desde mi punto de vista, palpitar el sentimiento popular del pueblo, fue algo muy increíble. En tiempos donde se hacen tantas reclamaciones por los derechos humanos, hechos como estos me hacen recordar en retrospectiva a los años 1980, aunque ni siquiera existía por esa época, me refiero al clima de fervor y reclamo. Eso es algo que me parece muy admirable porque cuando el clima ciudadano de una nación se presta para el cambio, ese es un momento que se debe aprovechar.

Un caldo de cultivo tan favorable, es el momento perfecto para correr tras las utopías. Ya que el deseo de superación y reivindicación se palpitan en el aire. Sale a la luz el humanismo de las personas, dejado a un lado muchas veces de manera frívola.







Y así cierra el año 2012, así termina este balance. Bueno debo decir que el 2012 fue un año tranquilo al comienzo y en el último trayecto tuvo muchas cosas interesantes, en pequeñas dosis pero interesantes. Veremos que nos depara entonces el 2013.


 









domingo, 5 de agosto de 2012

Uno de varios

Una contienda de sacrificios altruistas parece esto, en todo lo que me lleva este camino. Siempre es el sacrificio de algo a costa de otra cosa para que una de las dos pueda sobrevivir, siempre así...pero nunca las dos a la vez, porque de lo contrario si coexistieran las dos a la vez sobrevendría un desequilibrio. Es una o la otra, A o B pero nunca pueden ser las dos o A y B juntas. ¿Por qué tienen que ser así las cosas?, si serán preguntas que me las hago y no le encuentro respuesta así como a esta, a muchas más...

Recuerdo cuando estudiaba idiomas (inglés), terminaba tres materias del secundario, acudía al profesor de matemáticas para reforzar conocimientos y cuando en ese mismo año me hicieron la cirugía dental (2011), es verdad que el 2011 no fue mi mejor año pero sobre lo que meditaba no era sobre lo no agradable sino que meditaba sobre las cosas que tenía y que se cortaron en seco con la venida del 2012.

Una contienda de sacrificios altruistas porque siempre a cambio del fin de un objetivo necesario para que el otro siga existiendo, es muy difícil que coexistan los dos objetivos simultáneamente al menos a esa conclusión estoy llegando ahora...en 2011 estudié mi curso de fotografía, recuerdo que inspirado por la fuerza de mis mentores hice muchos trabajos gráficos perfeccione mi puntería con la cámara fotográfica y tome cuantas fotos pude llevado por mi inspiración pero nunca las edite sino que todos esos archivos quedaron guardados en mi biblioteca digital, empolvándose virtualmente...por una elección de ser fotógrafo amateur o estudiar para terminar con esas malditas materias pues hice la segunda, me libre de casi todas aunque de una no pude librarme...es un hecho que la estoy terminando ahora.

Un día de diciembre ya en verano le prometí a mi profesora de inglés, que después del receso de turismo (marzo) volveríamos a comenzar para finalizar la preparación del tan ansiado examen internacional "First Certificate in English"...paso el tiempo y ya estábamos en febrero de 2012, mil preocupaciones en mi cabeza y una presión casi como si se tratase de un "tiempo final", en donde tenía porque tenía que matricularme en la universidad, que por un momento todo se desdibujaba como un tren que se iba y yo no lo pudiera agarrar "perdía el tren". Sabía que cuando entrará a la universidad mi futuro con los idiomas iba a quedar en la nada y así fue, mi promesa hecha en un pasado a mi profesora de inglés tan perseverante quedo en el polvo y con eso vino un cuestionamiento más: ¿habrán servido de algo los pocos años que me forme educativamente?

Ya en marzo de 2012, a las tres semanas de haber comenzado la universidad de arquitectura percibí casi por conexión astral o intuición pura que la arquitectura no era lo mío, lo mío eran las ciencias sociales abandone entonces dicha carrera universitaria pues no estaba dispuesto a seguir testeando por las casualidades que repentinamente mis gustos cambiaran de rumbo y empezará a amar las "cosas arquitectónicas" -eso no iba a suceder y era un facto que había que aceptarlo. Así que renuncié a la universidad y quede en banda, sin rumbo, sin dirección y mal visto por el preconcepto mayoritario de lo que le tiene que suceder a un universitario tipo, pronto en abril me cayó un examen de una materia pendiente con la cual me había inscrito a la universidad y pues ya lo rendí y lo perdí y ahí vino todo una contienda de retazos , cosas inconclusas no terminadas donde lo único que podía hacer era jugarme el todo o nada para solucionarme ese espacio de mi realidad académica. 

Y al día de hoy agosto de 2012, ¿qué tengo? Pues nada, esa la verdad no en la comparación de lo que perdí en este viaje temporal, todo fue como pasar por un túnel del tiempo, todo se me ha perdido en el camino hasta el presente. Haciendo sólo una materia, tres veces a la semana me encuentro en un limbo del ocio, tanto ocio que se torna repugnante ya el ocio, además de que es un ocio justamente mal hecho a mi modo de entender, sin aviso y a la fuerza.

¿Y qué he hecho en este último tiempo?, pues desempolve mis archivos gráficos y me puse a editarlos, cuántas fotos tenía guardadas y sin editar, fotos que iban a ir para futuros vólumes fotográficos que nunca se realizaron y que ahora puedo pensar y planear en realizarlos. Me he vuelto adicto a la música electrónica de géneros bajos (downtempo), así que paso semanas descargando albunes y albunes y tengo mucha música en mi teléfono móvil ahora. Como cambiaron las cosas, cuántas maneras distintas y diversas hay de vivir un calvario. Pero mi placer con la tecnología digital es sólo algo momentáneo y fugaz, no es una obsesión que pueda llevarme a mucho, por alguna razón cada vez siento más repugnancia por los aparatos digitales, tanta digitalización y donde esta el componente humano, parece que un problema no soluciona el otro.

¿Podría ser peor? Sin idiomas, sin dentista, sin universidad, sin pareja, en la distancia con mis amigas y sólo...cuando me consolare de este bajón anímico, que otra sorpresa aguarda por llegar...

Ayer le mande un mensaje a un amigo para saber como se encontraba luego de un tiempo largo y pues ya me contó que se llevo dos materias a examen en la universidad, que las va a tener que rendir en su receso de agosto, me dijo que estaba trabajando en una empresa de calefactores haciendo mil cosas a la vez y pues que la "venía remando" (perseverando en sus objetivos). Manejando su independencia y pues nada eso era todo, pues yo le felicite por estar llevando las cosas de manera paulatina y progresiva, por estar manejando su independencia con responsabilidad y prudencia, y pues le di ánimos para que no se desalentará con esos dos exámenes, que le tenía fe y que él se tuviera fe a sí mismo. Al poco rato de haber terminado la comunicación vía mensaje instantáneo con mi amigo repentinamente me entro una angustia tan precipitada, que no tenía forma ni palabras para sublimarla sólo la música podía entenderme en aquel momento.

Me sentí tan desprovisto viendo desde la perspectiva del observador como la vida de mis amigos/as había avanzado y la mía estaba tan detenida como si nada. Como cada uno de mis objetivos se enlentecía, con largas pausas, sólo planes y planes y nada concretado. La rapidez no será una de mis destrezas indicará esto, muchos de los planes que tenía los había pensado para un año y se me extendieron a mucho más, pero más complicadas son las cosas cuando todo lo que empiezas no lo puedes terminar...


Hasta que pueda conseguir un empleo, y hasta que me llamen de alguno de los tantos lugares en los que presente CV, el tedio parece prolongarse, un tedio con aire de limbo, un limbo ocioso...nada más que eso.